TÍTULO: “SIE (ELLA)” AUTOR: MINGUI

SIE (ELLA)

 

Mis citas con Yoel se me pasaban volando. Realmente eran segundos especiales, minutos aprovechados y horas de felicidad infinita. Pero cuando llegaba a casa, todo era distinto. Y es que en mi habitación, me sumergía en un mar de dudas. Nunca llegué a saber exactamente si era duda o miedo. Pero la realidad es que auguraba un futuro muy incierto para ambos. ¿Realmente nuestro amor podía luchar contra la injusticia social que estábamos viviendo?. Pensar que con cada beso nos estábamos jugando la vida, verdaderamente me asustaba.

Salí de casa, desganado, inapetente, como si lo que me fuera a esperar en la Universidad fuera un largo y complicado examen de anatomía de duración infinita. En realidad, iba a estrenarme en las Jornadas Universitarias para la convivencia entre Facultades. Este año, nos tocaba organizar el evento a los estudiantes de medicina.

Mi madre me había gritado desde la ventana –¡pero qué guapo estás hijo!-, y observaba, sonriente, como bajaba la calle. Estaba orgullosa, satisfecha y optimista por ver como su hijo iba ganando la batalla a la dura carrera. Pero sobre todo, por comprobar que a pesar de mi amistad con Yoel, “el sastre” como lo llamaba mi padre, me movía en una atmosfera universitaria e intelectual muy beneficiosa para mi.

Comencé la fiesta como un mero transeúnte observador. Como si no tuviera nada que ver conmigo. Y es que en realidad en mis pensamientos estaban todas mis indecisiones. Al rato, me encontró abducido en mi mundo Gerard, un compañero alemán de mi promoción.

-¿Pero que haces ahí tan parado?, ¡Venga! ¡Cógete una cerveza y ven a la fiesta!- dijo mientras sostenía una bebida en cada mano.

– Gracias Gerard, pero no me encuentro muy bien. Sé que somos los anfitriones, pero sólo he venido a dar una vuelta, me vuelvo a casa. Discúlpate por mí con los compañeros.

– ¡Ni hablar! ¡Si esto acaba de empezar!¡Luego dicen que los estudiantes de medicina somos unos sosos! Ven, que te voy a presentar a mi hermana.

No me dió tiempo a negarme. Me agarró del brazo y me llevo hacia la multitud. Había mucha gente. La fiesta se había montado en los porches del viejo pabellón de Cirugía. Había varias barras y dos tímidos altavoces con música alemana que sonaban con dificultad entre el barullo de los estudiantes.

– Andrzej, te presento a mi queridísima hermana Angela. La joya de la familia- Dijo mientras le revolvía el pelo. Parecía que Gerard había bebido más de la cuenta. Su hermana disimuló su gesto de desagrado por la broma de Gerard, y sonrió.

– Un placer Andrzej, muy buena fiesta. Enhorabuena por la organización. – me dijo mientras me daba la mano, y a la vez la espalda a Gerard. Ella también notaba que su hermano apestaba a alcohol.

Una vez recolocado todo su pelo y retirado en un gracioso moño, advertí de golpe lo bella que era. Tenía rasgos comunes con su hermano, un cabello rubio claro precioso y unos ojos marrones almendrados brillantes. Pero lo que le diferenciaba de Gerard era el estilo elegante que transpiraba por todo su cuerpo. Llevaba un vestido ceñido de seda brillante, que marcaba sus sinuosas caderas y mostraba ligeramente su escote. Le acompañaban unas joyas llamativas, que confirmaban a qué sociedad pertenecía.

– Eeeee.., encantado Angela. El placer es mío. – Dije con una voz nerviosa que ni yo mismo me reconocí. Hacía días, quizá años que no me sentía tan asombrado por el físico de una mujer.

Pero había algo más, no solo era ese impactante estilo lo que llamaba la atención de Angela. Era una chica encantadora. Estudiaba derecho, y sabía de todo lo que una persona de veinte años podía entender. Estuvimos hablando horas, bebíamos mientras nos contábamos cualquier tipo de historia o comentábamos como estaban discurriendo los acontecimientos en Varsovia. Era difícil, pero yo intentaba dejar clara una ideología neutra, cercana a la que muchos universitarios tenían. Ella tampoco mostraba en exceso su afinidad por sus compatriotas, aunque la realidad era que su país estaba invadiendo el mío; y esto, al parecer, no le disgustaba.

– Se me ha hecho muy tarde, Andrzej. Debo irme ya. Me ha encantado conocerte.- Dijo mientras se acercó a darme un tímido beso en la mejilla.

– Sí, tienes razón, es tarde. Gracias por este rato, ha resultado muy interesante.- Le comenté mientras despertaban de pronto todas las preocupaciones anteriores que había mermado e incluso congelado gracias a ella. Era como si se hubiese parado el tiempo, en realidad no sabía cuántas horas habíamos estado charlando. Ya quedaban muy pocos jóvenes en la fiesta.

– Mañana tengo unas conferencias, “Actualidad sociopolítica del S. XX” con un profesor alemán estupendo. Quizá te gustaría venir…- . Sugirió mientras apuraba la última calada de su cigarro.

– Bueno…puede estar bien.- Le dije no demasiado convencido por el tema de las conferencias, aunque la idea de volver a verla me entusiasmaba.

Insistió en llevarme a casa. Dejamos la fiesta atrás. Nos montamos en su precioso Mercedes, tan elegante como ella. Era la primera vez que me llevaba una mujer en coche. El viaje se me hizo demasiado corto.

– Llegamos querido. Que descanses. Mañana te recojo a las 9 en punto. – me dijo mirándome fijamente a los ojos, esperando algo más que una confirmación.

– Si…Claro…No te preocupes, seré puntual…. – Me temblaba tanto la voz que quería acabar esa despedida tan embarazosa cuanto antes. Entonces, se me ocurrió la idea de besarla. Solo cuando fui consciente de lo que estaba haciendo, me bajé rápidamente del coche

No dijo nada, sacó su mejor sonrisa, me guiño el ojo y arrancó. Entré en casa asustado. Mi madre, entusiasmada, cerró rápidamente la ventana por la que me había espiado, se acercó sonriente y me abrazó.

 

AUTOR: MINGUI

 

 

 

 

comparte esto en:

Share
Comentarios
Un comentario de “TÍTULO: “SIE (ELLA)” AUTOR: MINGUI”
  1. Zahora dice:

    Un giro muy original y distinto que me ha gustado mucho,

    Zahora

Deja un comentario

  • Con Eduardo Mendicutti

  • Escucha Vals Triste mientras visitas Sedom:

  • Comentarios recientes

    Marisa: Querida Bea. Cómo me emociona leer estas palabras...
    Bea: Ha pasado ya un tiempo desde que terminé de leer ...
    Joaquin estapé García: Querida Marisa: "Sedom, indebidamente tuyo", ¡es ...
    Julio: Gracias! Sólo puedo decir gracias. Por esta estre...
    Marisa: Hola, Guillermo. Tienes razón, yo nunca he catalo...
    guillermo: Hola Marisa, Felicidades por haber escrito un lib...
    Laura: Es precioso. Muchas gracias. Quedé con una profu...
    Marisa: ¡¡¡Seguimos en contacto!!!...
    Marisa: Gracias, David!!! Gracias por tomarte un tiempo pa...
    David Mateo: Saludos Marisa!!! El pasado Sant Jordi y en p...
  • concurso de relatos Spin Off sobre Sedom

  • CONCURSO DE FOTOGRAFÍA

  • un poco De todo

  • ¿Qué buscas?